Martes, 17 de octubre de 2017
Publicación digital hortofruitinnova.com
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 4 de noviembre de 2015 | Leída 130 veces
crecimiento continuado de las exportaciones e innovación. La mejora tecnológica como clave del éxito.

Tendencias en el sector hortofrutícola español

La industria española de las frutas y hortalizas necesita realizar inversiones para dar a conocer el potencial de desarrollo de un sector que se encuentra en continuo avance, con investigación en ámbitos diversos y con posibilidades de que el trabajo a desarrollar sea atractivo y satisfactorio.

Los primeros datos de 2015 consolidan la tendencia exportadora del sector agroalimentario español, con un incremento del 4% en el primer trimestre respecto al mismo periodo del año anterior. El agroalimentario es uno de los sectores con mejor comportamiento exportador de la economía española.

Gracias a la negociación del Gobierno en la reforma de la PAC, las explotaciones agrarias cuentan, hasta 2020, con un apoyo de 47.000 millones de euros. Para a ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina , “la PAC juega un papel clave para el medio rural, para la ordenación del territorio, la conservación y mejora del medio ambiente, y para nuestro sector agroalimentario”. 

Se prevé que la nueva PAC permitirá el desarrollo en nuestro país de una agricultura eficiente, productiva y sostenible, que siga proveyendo a la industria agroalimentaria de una amplia gama de productos, en calidad y cantidad.

 

SECTOR AGROALIMENTARIO 

La aportación anual a la economía española del conjunto del sector agroalimentario, en términos de valor añadido bruto, alcanza los 87.700 millones de euros, lo que significa cerca del 9% del PIB nacional, y da empleo a más de 2,5 millones de personas. 

Las exportaciones agroalimentarias, que han aumentado entre 2011 y 2014 en un 23%, alcanzando los 41.000 millones de euros, con un saldo comercial que se ha incrementado en un 324%, pasando de 3.000 millones de euros a casi 10.000.

España cuenta con la principal superficie de olivar del mundo y es el principal país productor y exportador mundial. Y es el primer viñedo del mundo ya que, en 2014 hemos alcanzado el liderazgo mundial en exportación de vino. 

Y también somos el segundo productor de fruta y hortalizas de la Unión Europea y el tercer exportador mundial; y el cuarto productor mundial de carne de porcino. 

Por lo tanto, según la ministra “nuestra agricultura, nuestra ganadería y nuestra industria agroalimentaria no se entienden en un mercado que no sea el mercado global”, ha insistido.

 

ELEMENTOS DE LA NUEVA PAC

La PAC está jugando un papel muy importante, ya que ayuda a que cerca de 900.000 explotaciones agrícolas y ganaderas desarrollen su actividad. En concreto, en ayudas directas se destinarán 35.700 millones de euros, es decir, 5.000 millones de euros anuales hasta 2020. 

Estas ayudas representan, como media, el 30% de la renta de los agricultores y ganaderos, por lo que desempeñan un papel fundamental para la estabilidad de las explotaciones. El Gobierno negoció una PAC favorable, cuyo modelo de aplicación en España fue consensuado con las Comunidades Autónomas y las Organizaciones Profesionales Agrarias.

Las ayudas irán destinadas a las explotaciones que realmente tengan actividad agraria, y habrá más PAC para los sectores en dificultad, a través de las ayudas asociadas, y también  habrá más PAC para los jóvenes. 

En concreto, el objetivo es incorporar 15.000 jóvenes a la actividad agraria, un 50% más que en el periodo 2006-2013. 

En relación con las medidas de mercado de la PAC, cuya dotación financiera supera los 3.000 millones de euros, su importancia radica en que permiten incidir sobre la parte de la renta de los agricultores que procede de los mercados (el 70%), la principal, y la que se está trabajando para que aumente.

En este ámbito, destaca el papel de las Organizaciones de Productores, figuras básicas cuyo crecimiento por todo el territorio es necesario para para que los agricultores puedan ejercer la defensa de sus precios de compra y venta en mejor posición. 

La nueva PAC configura un conjunto de medidas cuyo objetivo es dar estabilidad a las rentas de las explotaciones y ofrecer al sector herramientas para aumentar sus rentas en los mercados.

 

superando el veto ruso

El veto ruso ha supuesto un importante obstáculo. Para superarlo España reiterará a la Comisión Europea la necesidad de prorrogar las ayudas que se otorgaron al sector hortofrutícola para que hiciese frente al veto ruso, que comenzó en agosto de 2014. Las ayudas que la Comisión aprobó en diciembre de 2014 finalizaron el pasado 30 de junio, fecha que coincidió con el anuncio hecho por Rusia de que prorrogaba un año más dicho veto.

Ante ello, se va a reiterar la petición de seguir con las ayudas, una demanda que ya se transmitió al comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, cuando visitó recientemente España.

La demanda que España hará a Bruselas es que se retomen las subvenciones y se incluyan en las mismas al melocotón y la nectarina.

Junto a ello, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente está desarrollando acciones para promocionar el consumo hortofrutícola en redes sociales y en televisión, y el Departamento trabaja con el sector para conseguir que 20.000 toneladas de melocotones y nectarinas se destinen a la transformación en zumo y entregarlas a entidades caritativas.

 

modernización 

El sector hortofrutícola español está inmerso en un proceso de modernización permanente, que exige fuertes inversiones.

Este proceso se ha intensificado en los últimos años, y ha promovido una aceleración de las exportacioenes, que crecieron más del 20% entre entre 2009 y 2013. En opinión de un experto como Roberto García Torrente, director de negocio agroalimentario del Grupo Cooperativo Cajamar, "de la capacidad de seguir innovando va a depender que podamos seguir conquistando nuevos mercados".

El sector mantiene una tendencia hacia la transformación de la estructura de las explotaciones y de las empresas comercializadoras.  Según García Torrente, "la tendencia nos lleva a empresas de mayor dimensión, más intensivas en el uso de tecnología y que automatizan todas las labores posibles". 

Al mismo tiempo se está innovando en la renovación del material vegetal, que se realiza con mayor frecuencia. Y por otra parte, la relación entre producción y comercialización se está acercando progresivamente.

Son ya habituales las empresas comercializadoras están invirtiendo en fincas productivas. Y al mismo tiempo muchos agricultores tienen una relación directa con la comercialización, integrándose en cooperativas o asociaciándose con empresas privadas. A estas tendencias se suma la progresiva expansión de productores especializados, como los de los cultivos ecológicos, que abren nuevos nichos de mercado, nacionales e internacionales.

El ritmo de este proceso es muy rápido. Se estima que cada ocho o diez años las empresas deben invertir para renovar sus estructuras.

Uno de los análisis de referencia del sector, el "Estudio Prospectivo del sector hortofrutícola", publicado por el Servicio Público de Empleo Estata (SEPE), subrayaba que el futuro de este sector  dependía de "la reorganización del sector, principalmente del productor, por una parte, y el desarrollo de industrias que hagan aumentar el valor de los productos/materias primas, por otra, son dos de las vías que hacen prever un mayor recorrido del sector".

Entre las fortalezas del sector se señalaba que "la situación geográfica y climática, la tradición agrícola, la calidad de los productos así como el constante aumento de la misma y el esfuerzo permanente que se está haciendo para introducir nuevas variedades, todo ello asociado a la cada vez mayor importancia que el consumo de frutas y hortalizas tiene para la salud, hace prever que el sector continúe mejorando su implantación tanto en el mercado interior como en el exterior". Entre los retos que el sector ya está afrontando, se encuentra la búsqueda de valor añadido. El adaptar la producción al consumo y al gusto del consumidor hace necesario abrir nuevas vías de producción y de tratamiento de los productos post cosecha. En este sentido, se está desarrollando la industria de IV y V gama, que tiene todavía gran recorrido en España, ya que se están modificando los hábitos de consumo.

Otro aspecto a desarrollar en los próximos años es la incorporación de la generación eléctrica para el autoconsumo en la industria agroalimentaria. Este es el futuro inmediato por el que pasa la competitividad de las empresas al tratar de explorar las ventajas tradicionales propias (clima invernal benigno, la luz y el calor solar, régimen de vientos, biomasa y geotermia), estudiando otros modelos altamente productivos como los de Holanda e Israel.

 

competitividad

Para competir mejor el sector requiere:

• Una mayor especialización de los agricultores.

• Mayor esfuerzo en la mejora de la calidad y la trazabilidad.

• Producir nuevas variedades adaptadas.

• Readaptación a los gustos del consumidor. 

• Elaborar nuevos productos atractivos. 

• Optimización de los recursos.

• Impulso de la producción propia de semillas, mayor independencia.

• Potenciar la temporalidad; obtener variedades tempranas y tardías, para competir mejor.

• Desarrollar los cultivos tropicales, pues es un buen nicho de mercado. Requiere investigación y formación.

• Establecer una ley de cadena alimentaria; realizar fusiones de cooperativas de segundo grado; consorcios de sociedades mercantiles.

• Desarrollar la logística, distribución y venta. Organizar mejor las redes de venta directa.

• Potenciar la venta directa on line (Internet, redes sociales).

Las medidas a implementar para mejorar la comercialización serían entre otras:

• Mejorar el sistema de patentes: de marcas.

• Denominación de calidad: saber vender mejor los buenos productos agrícolas que tenemos.

• Aumentar la formación de los gerentes con cursos de Gestión de empresas agrícolas.

• Impulsar la especialización en la exportación y potenciar la internacionalización. Para ello es necesaria la formación en idiomas y en comercio exterior.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
hortofruitinnova.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress